Consideraciones iniciales.

Pulir la pintura de nuestro coche es algo indispensable para dejarlo como nuevo. Con el paso del tiempo los lavados incorrectos, las condiciones meteorológicas, la radiación ultravioleta, la contaminación, la lluvia ácida, excrementos de pájaros, insectos……va degradando ligeramente la capa más superficial de la pintura. Esto provoca fundamentalmente microarañazos circulares (internacionalmente conocidos como “swirls” o tela de araña) y la pérdida del brillo original de la pintura. Luego, básicamente, cualquier coche no tratado va a presentar 2 problemas con el paso del tiempo: swirls y pérdida de brillo. También podemos eliminar arañazos superficiales, es decir, que no hayan llegado a la capa de imprimación.

 

Este tipo de imperfecciones pueden ser eliminadas, devolviendo e incluso mejorando el aspecto original a la pintura a través del pulido. Es muy típica la pregunta de ¿qué producto uso para quitar esas rayas muy superficiales que sólo se notan al sol? Desgraciadamente eliminarlas no es tan fácil como aplicar un producto milagroso y listo. La solución es pulir la pintura. A mano obtendremos unos resultados muy modestos, es decir, algunos eliminaremos pero la mayoría seguirán ahí. Si queremos eliminarlos mayoritariamente o totalmente es necesario pulir a maquina, es decir, usando una pulidora. En la foto superior vemos medio capó pulido y medio sin pulir. La diferencia es obvia.

¿Por qué no brilla nuestra pintura?

A nivel microscópico vemos que existen irregularidades o microarañazos en la parte superficial de la pintura. Estas irregularidades no dejan reflejar la luz como cuando está perfectamente plana. Por esa razón va perdiendo brillo con el paso del tiempo a medida que el número y profundidad de las irregularidades aumentan.

El pulido consiste en la eliminación de una pequeña capa del barniz (pintura en caso de monocapas) dejando al descubierto un barniz rejuvenecido y brillante. El hecho de eliminar una capa de barniz, aunque en principio suene muy radical, no debe alarmarnos ya que eliminaremos apenas unas micras (milésimas de milímetro) de la misma y es algo que los fabricantes han tenido en cuenta por lo que la capa de laca de nuestra pintura, tiene un espesor tal que puede soportar un pulido cada 6 meses durante mas de 10 años. En todo caso no es conveniente pulir mas allá de la mitad de la capa de barniz ya que la misma contiene elementos protectores ultravioleta para la capa de color. también debemos tener en cuenta que si las piezas a pulir han sido pintadas, esta capa es mucho mayor.

 

Este proceso no elimina arañazos profundos (un arañazo de una llave por ejemplo) ya que estos llegan a la imprimación que suele ser de otro color. En estos casos no hay más remedio que reponer la pintura faltante mediante un retoque de pintura o bien llevarlo a un taller de chapa y pintura.

 

 

¿Qué es el polish ? ¿Para qué sirve?

El polish o pulimento es un compuesto más o menos cremoso que contiene microabrasivos los cuales llevaran a cabo la tarea de eliminar las imperfecciones o microarañazos de la pintura de forma homogénea.

Existen 2 formas de pulir un vehículo: a mano o a máquina (pulidora). Intuitivamente podemos deducir que pulir a mano es mejor, pero desgraciadamente los resultados obtenidos a mano son muy inferiores a los obtenidos con una pulidora. Si nuestros defectos son mínimos, a mano será suficiente, aunque no es lo habitual. Pulir a mano es muy sencillo y está especialmente indicado para zonas a tratar muy pequeñas o bien zonas donde no llega una pulidora.

Existen polish con distinto nivel de abrasividad. La selección del polish adecuado puede depender pues de varios factores, aunque la principal es la profundidad de los microarañazos o imperfecciones. En todo caso, habitual es afrontar el proceso de pulido en 3 fases, usando primeramente un polish + esponja dura (denominado proceso de corte), a continuación uno medio + esponja de pulido, para terminar con un polish + esponja fina (denominado de acabado). No obstante este proceso en 3 pasos no siempre es necesario, por ejemplo en caso de swirls muy superficiales.

Desgraciadamente no existe una “formula mágica” para determinar que nivel de abrasividad debemos usar, y es la experiencia la que nos mostrara cual es la combinación adecuada en cada momento. No obstante, debemos tener en cuenta que si comenzamos por un polish demasiado fino, no eliminaremos los swirls mas profundos, sino que simplemente los redondearemos un poco, de manera que siempre podemos hacer una prueba con un polish mas fino en una pequeña parte, e ir aumentando gradualmente hasta que el resultado sea el deseado.

Materiales

  1. Algunos de los materiales usados a la hora de pulir son:
  2. Pulidora rotativa como Flex, Makita, Silverline,
  3. Pulidora orbital como EZ Polisher, Porter Cable, Flex, Rupes,…
  4. Pulidora roto-orbital: Flex,…
  5. Esponjas de corte (Lake Country, Softy, Flexipads, Meguiars, 3M, Menzerna….)
  6. Polish de corte como Menzerna Fast Gloss, Poorboys SSR3, 3M Fast Cut Plus, Nextzett Nº1 Clean & Polish, Meguiars 105
  7. Esponjas de pulido (Lake Country, Flexipads, Softy Meguiars, 3M, Menzerna….)
  8. Polish medio como Menzerna Power Finish, Poorboys SSR 2.5 o 2, Nextzett Nº2 One Step Polish, 3M Extrafina .
  9. Esponjas de acabado (Lake Country, Flexipads, Meguiars, Menzerna….)
  10. Polish de acabado Menzerna Super finish Plus o Menzerna Super finish, Poorboys SSR1, 1Z metallic polish, 3M Ultrafina.

En nuestras secciones Pulido de la Pintura (Pulimentos y Lijas de Agua), Pulidoras y Esponjas y Accesorios para Pulidoras tenemos todos los productos necesarios.

Para pulido a mano es posible la gama Nextzett, Meguiars, Optimum, con aplicadores de microfibra o aplicadores de espuma de dureza intermedia.

 

Proceso

Antes de comenzar el pulido en si, debemos realizar un lavado y secado para asegurarnos de que la superficie este limpia, adicionalmente, es necesario también un descontaminado para evitar que los contaminantes en la superficie actúen a modo de lija, consiguiendo el efecto contrario del que queremos realizar.

¿Pulido a mano o a máquina?

Esta es siempre una de las dudas iniciales más frecuentes. Pulir a mano o con pulidora. Existe la idea errónea en mucha gente de que pulir a mano es mejor. Da la sensación de que todo trabajo manual puede ser de más calidad, pero en este caso no es así. Por ejemplo, para hacer un agujero en la pared todos usaríamos un taladro en lugar de intentarlo a mano. Técnicamente a mano puede conseguirse, pero da mucho más trabajo y no queda con la misma calidad y uniformidad. Pulir la pintura del coche es similar. La pulidora realiza el trabajo en muchísimo menos tiempo con un acabado más brillante y uniformidad. Es posible realizar este proceso tanto a mano, como usando una pulidora, aunque el proceso a mano, es mucho mas trabajoso (téngase en cuenta que una sola pasada de pulidora equivale a varias horas de pulido a mano) y por lo tanto los resultados mas modestos.

En términos muy generales y como regla memotécnica con el pulido a mano conseguimos aumentar el brillo, pero no eliminar arañazos o swirls. Suele usarse para zonas pequeñas y zonas donde no llega la pulidora.

Pulido a mano

El proceso de pulir a mano es muy sencillo. Se vierte un poco de polish en el aplicador y se frota sin ejercer demasiada presión. Es el polish quien debe trabajar y no la presión que ejercemos. Si ejercemos demasiada presión para ahorrar tiempo conseguiremos rayar, y empeoraremos la situación en lugar de mejorarla. Cuando notamos que el polish comienza a secarse, es hora de retirar los restos con una toalla de microfibra y evaluar el avance obtenido.

El proceso es igual con los 3 polish: corte, pulido y acabado en ese orden. Si usamos sólo el de corte, nos quedará la superficie ligeramente mate, y si usamos sólo el medio o el fino, no quitaremos los defectos. aquí ya está la habilidad personal y el tipo de defectos la que determinará el resultado final. Usaremos diferentes aplicadores para no mezclar polishes.

El pulido a mano siempre debe existir ya que hay lugares donde no puede llegar una pulidora con su esponja, como por ejemplo bajo las manetas de apertura de las puertas, y otros.

A modo de resumen, el proceso completo seria:

  1. Lavado y secado a mano
  2. Descontaminado
  3. Pulido con polish de corte + esponja corte
  4. Pulido con polish medio + esponja pulido
  5. Pulido con polish de acabado + esponja acabado
  6. Entre cada paso y al finalizar, limpieza de restos con MF, podemos ayudarnos de un poco de QD en este punto

 

Pulido con pulidora

Para empezar, verteremos una pequeña cantidad de polish sobre la esponja de la pulidora, en modo de espiral sobre la misma y antes de accionarla, apoyar la cara donde se encuentra el polish a modo de tampón 3 o 4 veces sobre la superficie a pulir. De esta manera tendremos aplicado sobre la superficie parte del producto y evitaremos pasar la esponja “en seco” sobre la pintura. Estos procesos pueden verse en video en la sección “videomanual”.

 

 

 

 

 

 

A continuación accionaremos la pulidora con una velocidad lenta para extender el producto por la zona de trabajo. Después, ya con más velocidad de la pulidora iremos avanzando en forma de S sobre la superficie sin aplicar mas presión que el propio peso de la pulidora, solapando cada pasada sobre el borde de la anterior, primero horizontal y luego verticalmente. De esta manera nos aseguraremos de pasar por toda la superficie uniformemente, sin dejar zonas sin pasar o pasar por unas partes mas que por otras. Aumentar la velocidad de la pulidora a media cuando el polish se encuentre extendido.

 

 

 

 

 

Sabremos que es suficiente cuando el producto se comienza a secar. Con esto nos quedara una superficie más o menos mate, ya que habremos igualado los swirls de manera uniforme y la superficie no es 100% plana sino que tiene irregularidades.

 

 

Una vez retirado el polish sobrante con una MF procederemos de la misma manera usando un polish/esponja de pulido, hasta que observemos que la superficie ha recuperado parte del brillo. En ese momento la pintura se encuentra casi uniforme, y deberemos haber eliminado casi totalmente o totalmente los “hologramas” dejados por el paso anterior. Estos hologramas se generan en la etapa de corte con pulidoras rotativas. Las orbitales, por definición no dejan hologramas aunque su poder de corte es menor.

Es el momento de aplicar el polish/esponja acabado usando la misma técnica, para dar el ultimo acabado. Con lo que la superficie quedara completamente lisa y uniforme y con un brillo renovado.

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez terminado el pulido, habremos recuperado el brillo y la vitalidad y profundidad de color inicial de la pintura, mejorando incluso la del primer día. Ahora es conveniente aplicar una capa de protección como se indica en el capitulo de encerado, para que este brillo sea lo mas duradero posible.

 

 

 

 

Puedes puntuar la utilidad de este artículo